Almendras...¿Deliciosas? [Libre]

Ir abajo

Almendras...¿Deliciosas? [Libre]

Mensaje por Aradia Glass el Dom Dic 06, 2009 7:40 pm

Nublada y aburrida tarde en Forks. Los días eran pura monotonía y no encontraba nada más interesante que salir a dar una vuelta –y eso que también se volvía pesado-. La gente siempre la misma, los negocios también, los días nublados y sin movimiento; ¿Qué el pueblo no se cansaba de esto? En fin, deberían de estar demasiado acostumbrados como para poder soportarlo. Lo mío eran las olas, la gente, la ciudad. Quizás si no fuera por Shane -el único motivo que me mantenía en Forks- hacia tiempo que me habría largado de aquí.

Tenía algo de hambre. En la casa que alquilaba no había nada. Mi empleo en la librería, la cual marcaba un paso muy importante en mi vida, me daba el sueldo suficiente para sobrevivir. Para poder parar el sonido abrumante de mi vientre, salí de casa. Llevaba en mi mano derecha una especie de canasta para los alimentos, y en la otra, las llaves. Mis pies me condujeron directamente al centro comercial, donde tenía desde alimentos, hasta ropa y electrodomésticos. Si me alcanzaba el tiempo daba una vuelta por la tienda de vestidos que adoraba. Sino, me quedaba con el que tenía para comprar lo justo y necesario.

Tenia que volver a casa temprano para afinar el arpa y llevarla a la tienda de música. El vendedor quería conocer más de mi instrumento y luego, como tanto adoraba, me iba a permitir tocar aquella Arpa Celta que adoraba. Cuando la veía juraba que se me salían los ojos. Iba a juntar el dinero para comprarla, aunque tuviera que vender mi casa. Estaba segura.

Mi cuerpo se adentró en el mercado. Iba colocando un par de cosas en la canasta, como verduras, frutas, harina para fideos; cosas por el estilo. Odiaba cocinar más tenia que hacer una excepción de vez en cuando. Unos pasos mas adelante, una jovencita tenía un puesto de muestra de un nuevo budín. Me acerqué y me tendió un trozo. Le sonreí. No iba a despreciárselo, además, se veía muy bueno. Lo llevé a mi boca y comencé a masticar. No fue hasta que al tragar noté algo extraño. Algo peligroso. Mis claros ojos viajaron desde el trozo que aun estaba en mi mano, hasta la chica que se puso pálida de golpe. Observé el cartel y decía: “A base de almendras”. Demonios; Yo era alérgica a las almendras…

Comencé a toser, notando como un trozo se quedó atascado en mi garganta producto de la hinchazón. La joven desapareció de golpe, gritando, suponiendo que iba a buscar a alguien para que me ayudara. La canasta con todas las cosas que iba a comprar se me escapó de las manos. Estaba en serios problemas…No podía respirar…
avatar
Aradia Glass

Cantidad de envíos : 5
Puntos : 9
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/12/2009
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.